La estrategia de Phil Ivey para ganar $20 millones en el bacará que acabó con su legendaria carrera en el juego

Foto de Bernard Edwards Bernard Edwards
13 de diciembre de 2023
7021 Vistas
Phil Ivey

En el mundo de las apuestas de alto riesgo, Phil Ivey era indiscutiblemente una leyenda. Con diez brazaletes de las World Series of Poker a sus espaldas, el "Tiger Woods del póquer" ha deslumbrado a los aficionados durante décadas con su juego atrevido, respaldado por una habilidad fría y calculadora. Pero en 2012, Ivey se la jugó no solo con su dinero, sino también con su altísima reputación, y acabó perdiendo a lo grande.

Cuando Ivey y su cómplice Kelly Sun explotaron pequeños defectos de las cartas para ganar casi $20 millones jugando al Punto Banco bacará, quizá pensó que había encontrado una ingeniosa ventaja sólo posible gracias a su dominio de élite del juego. Incluso el propio method, llamado "edge sorting", parecía appapropiadamente llamado así por la conocida afición de Ivey a bordear los límites del juego legal. En última instancia, sin embargo, su arrogancia le llevó por el camino de dañar profundamente su otrora excelente imagen.

Riesgos de Phil Ivey

El triunfo temporal

Al principio, mientras Ivey se embolsaba millones del casino Borgata de Atlantic City y del Crockfords de Londres mediante la clasificación de bordes sin ser detectado, su method appeared brillante. Al convencer a los casinos para que rotaran las cartas de una determinada manera y no cambiaran las barajas a menudo, los sutiles dorsos asimétricos de las cartas permitieron a Ivey reconocer cartas de gran valor de forma encubierta. Le dio una ventana secreta al juego a la que nadie más tenía acceso. Y los casinos financiaron su juego sin darse cuenta de lo que realmente estaba ocurriendo.

Costosos daños a la reputación

Pero cuando empezaron a llover las demandas de ambos establecimientos, que se sintieron engañados, Ivey, imprudentemente, contraatacó con intensas acciones legales para defender sus ganancias. Alegó que no había alterado físicamente las cartas, sino que simplemente había burlado a los casinos. Pero tras años de batallas judiciales, los jueces dictaminaron definitivamente que había maniobrado con una ventaja ilegal. Ivey fue declarado responsable de engaño y trampa por su manipulación.

Las ramificaciones fueron inmensas. Ivey se despidió de $20 millones en ganancias disputadas. Ambos casinos rompieron totalmente sus lazos. Su reputación, antaño brillante, sufrió un duro golpe por los ethics de sus acciones. Y el desgaste de largos y amargos pleitos dejó a Ivey más como un acusado maltrecho y asediado que como un campeón preparado al final. El precio de su arrogancia fue claramente alto.

Phil Ivey juega

Auge y caída

En sus días de gloria, Phil Ivey era la envidia de todos los jugadores vivos. Tenía el dinero, las mujeres, la fama y el estatus. Pero curiosamente, tan rápido como Ivey ganó sus millones con astucia, pareció perderlos aún más rápido el año siguiente. Las malas inversiones, como las inmobiliarias, hundieron su patrimonio neto. Los negocios fallidos le costaron muy caros. Y pronto, incluso los acuerdos de patrocinio de Ivey se agotaron.

Por supuesto, la suerte siempre desempeña un papel en los juegos de azar. E Ivey sin duda se ha enfrentado en su vida a apuestas mucho más allá de las cartas. Pero cuando se pasó de la raya, intentando defender el espíritu del juego con ventaja por encima de un claro engaño, acabó pagando un alto precio por poner en peligro la legendaria reputación que se había forjado. En cierto sentido, Ivey había jugado con su mayor baza, y acabó arruinándose.

El cuento de la moral

Ahora, años después, Phil Ivey sigue siendo un jugador maestro admirado por muchos en los círculos del póquer. Pero el escándalo de la clasificación de bordes persigue profundamente su legado incluso hoy en día. En el mejor de los casos, los aficionados debaten si realmente engañó a alguien. En el peor de los casos, se le califica de irreparablemente inethical. Y el propio Ivey se ha desvanecido del centro de atención que una vez dominó tan brillantemente.

Al final sirve como cuento moral. Incluso los jugadores legendarios tienen defectos trágicos que acaban precipitando grandes caídas. En el caso de Phil Ivey, considerado el mejor jugador de póquer del mundo durante años, su obsesión por maximizar la ventaja y minimizar el riesgo acabó siendo contraproducente cuando se llevó demasiado lejos. Y su asombroso triunfo en la clasificación de $20 millones de ventaja, que cautivó al mundo del juego, quedará ahora ligado para siempre a la desgracia más que a la gloria.

Foto de Bernard Edwards
Autor Bernard Edwards

Baccarat experto y ávido seguidor de la industria del juego online. Con más de una década de experiencia en el campo, Bernard se ha convertido en una autoridad de renombre en el juego del baccarat y siempre está tratando de mantenerse a la vanguardia en el mundo del juego en línea en constante evolución.